viernes, 10 de octubre de 2014

El amor


Jamás, en mi vida, he tenido nada seguro. Dudo hasta del tracto de mi respiración.

Pero no creo en las tácticas, ni en las técnicas, del amor.

No creo en nada de eso. Forma parte de la planificación y de la estrategia, de la observación.... No del amor.

El amor es libre. Salta, vuela, derriba los muros, traspasa las guardarrayas de lo establecido, permanece en el aire que has respirado y en la estancia donde has pasado sólo unos minutos. 

Impregnándolo todo, aunque no lo veas, ni lo huelas.

Y es amor... Porque lo es sin condiciones.

El amor no se cuida. No necesita farmacopea.

Él solo es bastante.

Y si no, no es nada.

Ba

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te parece?